Preguntas Frecuentes

La etiqueta contiene información referencial acerca del rendimiento de combustible del vehículo, tanto en ciudad, carretera y mixto,  y las emisiones de dióxido de carbono que presenta.

A partir del 2 de febrero de 2013 en forma obligatoria y a partir del 1 de septiembre de 2012 se puede exhibir en forma voluntaria.

Todos los modelos de vehículos motorizados que:

  • Tengan un peso menor a 2.700 kg.
  • Usen diésel o gasolina como combustible
  • Sean destinados al transporte de personas
  • Se presenten para su primera venta a partir del 2 de febrero de 2012 
  • Hayan sido homologados a partir del 1 de enero del 2008

 

Porque han sido medidos en un estricto proceso de homologación por el cual pasan todos los modelos de vehículos que circulan en Chile. Este proceso entrega resultados en condiciones de laboratorio que garantiza que los datos entregados sean comparables entre los diferentes modelos de vehículos que actualmente se comercializan en el país.

Este proceso consiste en el análisis técnico de vehículos motorizados livianos y contempla la constatación del nivel de emisiones de gases de escape y por evaporación de hidrocarburos y cumplimiento de los requisitos de seguridad, dimensionales y funcionales, incluyendo sistemas y componentes. A partir de este proceso se obtienen los datos de rendimiento y emisiones de dióxido de carbono que aparecen en la etiqueta.

Estos modelos de vehículos están eximidos de la obligatoriedad de exhibir la etiqueta de eficiencia energética. 

Los datos referenciales respecto de rendimiento de combustible y emisiones de dióxido de carbono, son entregados por el Centro de Control y Certificación Vehicular (3CV), del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones y han sido constatados en el proceso de homologación.

El rendimiento efectivamente obtenido por cada conductor depende de sus hábitos de conducción y de la frecuencia con la que realiza la mantención de su vehículo. También influyen condiciones ambientales y geográficas.

No. Los vehículos usados principalmente para el transporte de carga, como camionetas y furgones, no deben usar la etiqueta.

Es importante reducir las emisiones porque el dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero responsable del cambio climático, problema que nos afecta a todos.

La etiqueta de consumo energético debe ser pegada en el parabrisas del vehículo que está en exhibición en los salones de venta y mantenerse siempre visible para el público. Si el vehículo no está en exhibición, pero sí está siendo ofrecido para su venta, la etiqueta deberá estar disponible en impresos o volantes, en lugares donde puedan ser vistos por el público. 

El reglamento del etiquetado vehicular estipula lo siguiente: "Los valores numéricos oficiales de rendimiento y emisiones de CO2 indicados en la etiqueta de consumo energético, serán obtenidos a partir de la información constatada en el proceso de homologación vehicular, efectuado por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones a través del Centro de Control y Certificación Vehicular (3CV) y serán los que resulten del cálculo de las emisiones de hidrocarburos (HC), monóxido de carbono (CO) y dióxido de carbono (CO2), medidos y reportados según el ciclo de ensayo que se describe en el apéndice 1 del anexo III de la Directiva 70/22O/CEE, que incluye la parte uno (ciclo urbano) y la dos (conducción en carretera). Con dichos resultados, se calculará el rendimiento de combustible de acuerdo a lo establecido por el punto número 7 de la Directiva 80/1268/CEE, o lo establecido en al Anexo 6 del Reglamento Nº 101 de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (CEPE/ONU).